Cómo NO hacer una tarta Frozen

Pobrecito mi blog, abandonado a su suerte… ha pasado su segundo cumpleaños más solo que la una, porque la que aquí escribe andaba lidiando con la vuelta al cole, cambios de armarios, adaptación al nuevo horario… en fin, lo que toca cuando llega el otoño.

Pero además de todos esos líos, en esta casa el otoño también es estación de cumpleaños, no sólo el del blog: mis dos florecillas también son otoñales, y yo misma. ¿Y esto qué significa? Pues meterme en más jardines, que es lo que me mola cuando estoy ya agobiada de tareas pendientes.

Este otoño L ha cumplido 3 años y N ha soplado su primera velita. Para tamaña ocasión decidimos irnos a Galicia a celebrarlo con los primos D y A, los únicos niños con los que L tiene verdadera amistad de momento… me niego a organizar fiestas infantiles multitudinarias hasta que ella misma me lo pida (y espero que sea dentro de mucho). De hecho, no se siente muy a gusto en las grandes reuniones; el año pasado se puso a llorar cuando sus compañeros le cantaron el cumpleaños feliz en la escuela… ser protagonista en medio de una muchedumbre la abruma. Yo debería haberme acordado de esto y también de cómo se las gasta mi adorada y jaranera familia antes de decidir ir a Galicia… porque cómo no, acabamos siendo muchos, muchos, demasiados… al menos no lloró, ni cuando le cantamos el cumpleaños feliz de forma estruendosa, aunque sí ponía cara de querer meterse debajo de la mesa. Luego me dijo “había mucha gente y yo me asusté”, claro, miña rosiña, cómo no te vas a asustar… Pero como dice mi tía MP, ésta es la familia que te ha tocado y hay que irse acostumbrando.

Pero no es esto lo que venía a contar hoy… que, como siempre, me voy por las ramas. El día exacto del cumpleaños de L lo pasamos en casa los cuatro, sin invasiones de ninguna clase, así que lo celebramos modestamente y yo me empeñé en preparar una tarta como todos los años. Y lo pienso seguir haciendo mientras ellas se ilusionen igual que yo… cuando empiecen a poner cara de circunstancias al verla y/o degustarla, me lo pensaré mejor.

El caso es que L ya tiene edad de escoger ciertos detalles, y a mí no me queda otra que pasar por el aro de vez en cuando: la tarta tenía que ser de Frozen… Papá zombi y yo hemos decretado que este cumpleaños ha sido la despedida de Elsa y Ana y que a partir de ahora no va a entrar en esta casa absolutamente nada más con la cara de estas dos señoritas porque NO PODEMOS MÁS, oiga: empezamos por un inofensivo bolsito y ahora… el camisón, los leggins, la falda, las zapatillas de andar por casa, la taza del desayuno, el boli, el pompero, la gorra, las botellas de agua, los cereales, la revista, el diario personal… El otro día me pidió un cuchillo de Elsa para cortar la tortilla. Empachados de Frozen estamos, y no precisamente por la tarta. Querida familia, TOMAD NOTA. Nada de Frozen estas navidades, por favor por favor.

Llegados a este punto, he de pedir perdón a ti, querido lector que ha entrado buscando la receta de la tarta de Frozen… porque no la voy a dar. ¡Es que no me salió nada bien! Para que no me odies, te confieso que me inspiré en esta tarta que seguro que está riquísima. Y lo que sí puedo hacer es darte unos útiles consejos para que te apliques en el caso de que, como yo, te empecines en hacer una tarta maravillosa para tu hija cumpleañera:

  • Para empezar, hazte una pregunta fundamental: ¿es importantísimo para ti poner en la mesa una tarta perfecta, impecable, de ensueño? Si la respuesta es no, puedes continuar con tu afán reposteril. Si la respuesta es sí, hazte otra pregunta: ¿eres pastelero o haces pasteles habitualmente? Si la respuesta es no, cuelga el delantal y vete a encargarle la tarta a un profesional. Porque te digo desde ya que no, no va a quedar perfecta. (Ni falta que hace, por cierto).
  • Si como yo eres terca como una mula y sigues teniendo la ilusión de hacerla tú, te recomiendo encarecidamente que comiences con los preparativos con mucha antelación. Como dos días antes o así. Yo me las prometí muy felices planificando cómo iba a ser la tarta una semana antes y empezando las elaboraciones el día anterior. Vamos, que los ingredientes ya los tenía comprados y la víspera cociné el bizcocho, que me quedó muy bien… De la pifia del año pasado ya aprendí que el bizcocho tiene que estar frío para poder abrirlo bien, así que me adelanté. Y pensaba, ilusa de mí, que al  día siguiente mientras se hacía la comida me daría tiempo de sobra de cortarlo, rellenarlo y decorarlo. Pues NO. No da tiempo. Ni que fuera la primera tarta chapuza que hago por las prisas… pues no aprendo la lección.
  • El bizcocho genovés es fácil de hacer y da mucho juego como base para cualquier tipo de tarta: se puede emborrachar, rellenar, glasear y decorar como te imagines. Estupendo… pero no des mucha rienda suelta a tu imaginación y busca una receta concreta de relleno y/o cobertura; de lo contrario, te pasará como a mí: el bizcocho me quedó seco y mal cubierto por segundo año consecutivo. Para que estuviera más jugoso lo mojé con zumo de naranja. El zumo de una naranja no llega ni de lejos, que lo sepas.
  • Para que el relleno se pueda extender con control y no se caiga a chorretones por los bordes del bizcocho, tiene que estar bien consistente, así que vale la pena tenerlo hecho y reposado con antelación. La verdad es que lo mejor es rellenar el bizcocho el día antes, porque así se asienta bien y se integran todos los sabores. Yo preparé una crema de coco y chocolate blanco. Estaba buenísima, pero no espesó (porque no le dio tiempo a enfriar) y se me salió toda por los lados. Resultado: relleno casi inexistente, plato pringoso y la cobertura quedó fatal porque no se pegó a los laterales.
  • Para cubrir la tarta, tres cuartos de lo mismo: hazlo con antelación, así podrás dar una segunda capa si se queda corta… como fue mi caso: a mi tarta se le veía el cartón porque no puse suficiente chocolate blanco. Por suerte pude remediarlo más o menos con el coco rallado que simulaba el yelou (como dice L en su perfecto spanglish).
  • El tema decoración ya es pa nota. Hay varias opciones: si quieres una tarta vintage puedes decantarte por la consabida manga pastelera y hacer rosetones y guirnaldas de nata montada o similar; si tienes maña y quieres fardar que no veas puedes modelar figuritas con fondant, que es la última moda en tartas. Ambas opciones son para gente muy diestra y con mucho tiempo para practicar previamente, porque las posibilidades de cagarla son extremadamente elevadas. Si además quieres ponerle topping de perlas, fideos o bolitas de colores, éstos sí déjalos para el último momento porque al cabo de un rato se humedecen, pierden color, destiñen y colorean la cobertura todo al mismo tiempo. Yo lo aprendí con los lacasitos de la tarta del año pasado: después de dos horas parecía la del payaso triste de Micolor.

tarta Frozen

Salvé la papeleta de milagro

Y en este último paso viene la anécdota que recuerdo con mucha risa pero que en el momento me hizo desear tirar la tarta por la ventana: yo no tengo ni tiempo ni destreza suficiente para enarbolar la manga pastelera, y el fondant queda muy chulo pero no me gusta para comer; además, soy más de gustos minimalistas en lo que a decoración se refiere. Así que opté por la vía fácil y compré un disco de azúcar con el dibujo de Elsa y Ana para cascarle encima a la tarta y a correr.

JA. El dichoso disco me costó un ojo de la cara y cuando lo saqué de la caja fue una decepción total: enano y como descolorido. Ya intentando abrir el paquete me lo cargué: se rajó casi hasta la mitad amenazando con partir en dos la cara de la adorada Elsa, y a mí me llevaban los demonios. Después hay que despegarlo de una lámina de plástico que lleva por detrás… pues no se despegaba ni a tiros, ni con frío, ni con calor, ni con cuchillo. Le hice un agujero que luego tuve que tapar con la vela (menos mal que tenía el culo gordo). Aquello no lo arreglaba ni el mismísimo Escribà… y yo estaba obcecada; menos mal que tengo a papá zombi, adalid de la practicidad, que consiguió sacarme de la espiral de repostería diabólica y me dio la solución perfecta: “¿Por qué no lo pones con el plástico? Antes de cortar la tarta se lo quitamos y punto: así no lo rompes del todo y luego no nos tenemos que comer esta mierda”.

Aleluya.

L puso una cara que valió todo el desastre que organicé en la cocina. Después, se puso morada de bolitas plateadas. Y en el congelador aún queda un cuarto de tarta, testimonio fiel de lo rica que quedó.

porción tarta Frozen

En el primer cumpleaños de N hicimos la infalible tarta para bebés en versión reducida. Cometí los mismos errores que la primera vez. Mamá zombi es el único animal que tropieza veinte veces con la misma piedra…

Anuncios

¡Dos años!

Tengo mil entradas pendientes de escribir y publicar… pero la primera tiene que ser ésta, que ya tendría que haber salido hace por lo menos una semana:

¡L YA TIENE 2 AÑOS!

Su hermana ha tenido la deferencia de no quitarle protagonismo y quedarse quietecita en su sitio mientras L disfrutaba de su momento. Tan a gusto se ha quedado, que sigue ahí sin moverse, cosa que empieza a impacientar a todos los que tengo alrededor… pero esto es harina de otro costal, ya lo escribiré otro día.

Con la excusa del cumpleaños han venido los abuelos y ya se quedan hasta que nazca N. No hicimos ninguna celebración especial: comimos juntos un menú pensado para que ella lo disfrutara (espaguetis con albóndigas y tomate) y luego soplamos las velas de la tarta hecha para la ocasión.

Tarta 2

La idea de la decoración la saqué de aquí, pero no la receta. No os la doy porque la verdad es que no me salió nada bien (no tengo mucha experiencia haciendo tartas de pisos): el bizcocho se me quedó todo chafado (papá zombi me ayudó a abrirlo y entre los dos hicimos una escabechina terrible…), y además estaba muy seco, a pesar de que le puse una cremita por dentro. Pero a L le encantó, se puso morada de lacasitos y todos contentos :)

El cansancio y la evidente falta de neuronas que me invade en el 9º mes de embarazo no me deja ser todo lo imaginativa que tendría que ser escribiendo esta entrada. Podría hablar de mil cosas que han sucedido estos dos años maravillosos en los que L ha cambiado por completo mi mundo. Podría seguir contando todas las cosas nuevas que hace y dice cada día, pero el ritmo de aprendizaje es ya tan vertiginoso que me resulta imposible sacar algo limpio de la nebulosa que tengo en la cabeza… (escribir esto a la hora de la siesta tampoco ayuda: estoy lenta pero no me he vuelto estúpida de repente, que lo sepáis). Podría escribirle un mensaje para que lo lea en un futuro… pero no me siento inspirada y seguramente al cabo del tiempo querría retractarme de lo escrito.

Me voy a limitar a hacer un repasito de cómo era y cómo es, y de todo lo que ha crecido; dentro de unos días, cuando N se decida a venir, podré comprobar si hemos tenido una pequeña gotita de agua igualita a su hermana o un bebé totalmente distinto desde el minuto uno.

—————-

Mi pequeña L: naciste con 8 días de adelanto, te obligaron a salir por razones médicas. Fue un jueves soleado, a mediodía. Pesaste 3 kg. y 80 g., y mediste 49,5 cm. Sacaste un 9 en el primer test de APGAR y un 10 en el segundo. Los primeros momentos lloraste a grito pelao, y después te quedaste mirándolo todo con los ojos como platos, y así estuviste el día entero y gran parte de la noche. Mientras yo dormía a ratos, tu padre te contaba cosas de nuestra vida, te mecía mientras te cantaba sus versiones personalizadas de Bob Marley y te cambiaba pañal tras pañal (debiste de hacer una tonelada de caca negra aquella primera noche). No recuerdo que lloraras más. Al día siguiente decidiste que ya no había nada más que ver y estuviste como una piedra durante semanas, despertándote de vez en cuando para comer y deleitarnos con caras graciosísimas. Todavía eres expresiva a rabiar.

Creciste sin prisa pero sin pausa hasta llegar a los 10 kg. y medio y los 83,5 cm. que mides ahora con dos años. Creo que ha llegado el momento de empezar a hablar de ti como niña y no como bebé, de empezar a contar tu edad en años y no en meses. En tan poco tiempo, has pasado de no poder ni tocarte tu propia nariz a correr y saltar, bailar como nadie, reír, llorar y echar broncas, hablar por los codos, comer sola casi sin mancharte, hacer puzzles y construcciones, pintar, pegar gomets y manosear plastilina. Eres dulce y tímida, pero tienes carácter y sabes lo que te gusta y lo que no. Podría escribir durante horas sobre ti y todos tus progresos, y tu personalidad (que nos tiene encandilados). Todo esto me hace consciente de lo rápido que pasa el tiempo y de lo poco que lo aprovecho… o más bien lo aprovechaba, porque ahora tengo tareas mucho más importantes entre manos y no me dejan tiempo para aprovechar el tiempo. Aún así, me parece que estos dos años son los mejor invertidos de toda mi vida.

Dentro de muy poquito volveremos a vivir un giro total en nuestras vidas, esta vez los tres juntos. Creo que a nadie le hace tanta ilusión como a ti la llegada de N, y ojalá sepamos mantener viva esa ilusión las próximas semanas. Va a cambiar todo mucho, pero verás como será genial. Y pase lo que pase, siempre serás nuestra cachorrita.

Qué significa… un año de blog

Pues sí… hoy hace un año de esto, cuando me decidí a empezar por fin un blog que llevaba mucho tiempo ya dando vueltas en mi cabeza sin materializarse.

Con esta ventanita abierta al mundo voy dejando constancia de mi crecimiento como madre y mi día a día, y además supone muchas veces un gran desahogo. Lo suyo sería que lo celebrara por todo lo alto con vosotros, que sois un gran aliciente para seguir publicando cositas.

Mapa de visitas del blog

Todavía me resulta extraño que haya venido tanta gente de tantos sitios…

Lo suyo sería que hiciera algún sorteo o algo, lo típico, ¿no? Pero en estos momentos mis días no dan para más: estoy a punto de dar a luz a N, y L cumple dos años esta semana. ¡Todo junto! Ni siquiera he sido capaz en todo el año de actualizar la imagen del blog (otro proyecto que da vueltas en mi cabeza y que llevaré a cabo vete tú a saber cuándo).

Sí que me he animado a consultar cuáles son las entradas más visitadas y los términos de búsqueda más habituales con los que la gente llega hasta aquí desde los buscadores, para elaborar una especie de greatest hits que me sirva de reflexión acerca de la visibilidad de mi blog y también para reírnos un poco del frikismo reinante, ¡por qué no!

El podio de entradas más vistas es el siguiente:

  1. Comiendo en Árbore da Veira: Es un orgullo que interese tanto esta entrada, pero la verdad es que se aleja bastante de la temática general de este blog (aunque maternidad y gastronomía no tienen por qué ser excluyentes, digo yo).
  2. La barriga que surgió… ¿del calor?: Esto ya se ajusta más a lo que viene siendo un blog de madre. El tema embarazo da mucho de sí.
  3. Viva la madre que me parió: Me encanta que esta entrada esté entre las tres primeras, porque en ella reivindico el papel de madre y ama de casa, y las respuestas que obtuve me ayudaron a sentirme mejor y a constatar que muchas están en mi situación y me entienden. Y que somos unas incomprendidas.

Éste es el top ten de búsquedas:

  1. Cuando seas madre comerás huevo / Cuando seas madre / cuandoseasmadre.wordpress / mama zombi – La grandísima mayoría ha llegado por búsquedas de este tipo… quiero creer que buscándome a mí, o sea que vamos bien. Alguno hay seguro que busca el refrán en sí, y unos pocos van un poco despistados: cuando seas mayor comerás huevos fríos, cuando seas más grande comerás cosas peores (¿perdón?).
  2. Babycook luz roja / descalcificar Babycook / problemas Babycook… – Y un mogollón de búsquedas similares, cosa que también me congratula porque significa que no soy la única tontaca que no sabía cómo rayos apagar la luz roja de la Babycook. Alguien tuvo también problemas porque se le abría antes de tiempo… mis experiencias con el aparatejo las he explicado en este post. A la persona que preguntó a San Google sobre cómo llevar la Babycook en el avión… siento mucho no poder ayudarte con eso.
  3. Árbore da Veira – Bastantes búsquedas sobre este restaurante han traído visitas a mi blog, espero que la humilde reseña que hice de mi experiencia allí les haya sido útil. En muchas ocasiones los internautas buscaron la cereza que cayó del árbol (su plato emblemático) o Luis Veira (el chef). También buscan bastante el Ten’s de Jordi Cruz (del que hablé aquí): siento anunciar que no lo vi por el local, así que no pude preguntarle la receta del alioli de citronella. También hubo muchas búsquedas de trampantojos culinarios (de vieiras, de salmón…). Excepto uno, que no era culinario: trampantojo de caca (qué estará tramando este individuo…).
  4. Consultas muy variadas sobre embarazo y parto: un tema estrella con el que espero aportar algo a tantísimas mamás que tienen dudas. La expresión bebé a bordo es muy recurrente, aunque en algunos contextos no acabo de ubicarla: bebé a bordo y matronas sanidad,  cosas para que un bebé a bordo sea saludable, alta produccion leche en bebe a bordo… Una gran preocupación es el crecimiento de la barriga de la embarazada: hay muchas búsquedas de imágenes de panzas y ecografías. Y el tema del parto también me trae muchas visitas preguntando sobre oxitocina, parto inducido, tacto y separación de membranas, epidural… de todo ello hablo en la trilogía sobre el parto de L. Otras son un poco más triviales: cocina calor barriga embarazo (no he investigado sobre el tema, pero yo cocino todos los días y no me ha afectado); ambientadores coche embarazo (no tengo información al respecto, lo siento); eco 20 semanas rojos y azules (lo que yo averigüé lo explico aquí); al realizar una ecografia te dan algun papel impreso? (sí, te suelen dar “la foto”, pero recomiendo escanearla porque el papel es malísimo y con el tiempo es posible que se borre). Y otras búsquedas son, directamente, inquietantes: gominolas contracciones partoella tuvo que inducir el parto cuando sepas porque vas aquedar sin lagrimasya me indicieron dos veces el parto pero no pasa nada por que (¿¡¿por qué?!? ¡Por favor, no me dejéis con esta incertidumbre!).
  5. La gallina Marcelina: Esta entrada también ha sido, para mi sorpresa, un gran reclamo para que aterrizara por aquí gente que buscaba cosas como yo soy una gallina de (o con) mucha tradicióncantemos hijos míos no le temas al fríoclocloclo cantemos a la vidacanciones infantiles clo clo clo gallina… y etc.
  6. (Se me ha colado un) pañal en la lavadora: Gracias por demostrarme nuevamente que no soy la única a la que le pasan estas cosas. Se busca mucho gelatina pañal: es la sustancia absorbente que llevan dentro, a veces se escapa alguna bolita y aparece pegada en el culito del bebé… yo os recomiendo que no se os rompa, y mucho menos dentro de la lavadora (para ello aseguraos de tirarlo a la basura y no al tambor de la lavadora). También se buscó lavadora trocitos marrones: pues desde mi experiencia diré que encuentro muchos menos desde que no uso suavizante, pero es un problema general en los lugares donde hay mucha cal en el agua… hace poco la lavadora me escupió un montón de porquería y me estropeó una colada entera. Los productos antical a mí no me funcionan; si alguien tiene algún remedio eficaz, que lo comparta, por favor.
  7. Otro gran tema que atrae a la gente hasta aquí es la bañera de Jané. Muchos llegan buscando opiniones, otros tienen problemas para vaciarla… También he tenido varias visitas buscando información sobre vigilabebés y sobre trastos para bebés en general… de todo ello hablo en este post. Hay quien está agobiada trastos: pues no me extraña. Y a quien buscaba baneras bebe elegantes… pues no sé si habrá encontrado lo que quería.
  8. Virus boca mano pie y similares (grano claro en la bocagrano dedo gordo mano, boca mano pie escuece la boca, granitos rodilla bebé… y un largo etcétera). Relato nuestra experiencia personal con el virus aquí. No sé lo que son grabitos en los pies.
  9. Recetas: me encanta tener visitas gracias a esta etiqueta (aunque haga siglos que no publico ninguna), y sobre todo saber que alguien buscó cuandoseasmadre recetas. Jo, qué ilusión… La reina, sin duda, es la de las filloas, pero mi receta de tarta de yogur apta para bebés tampoco se queda corta… y las magdalenas de fresa de la Arguiñano, aunque me salieron fatal. También hay varias personas preocupadas por comer estabilizantes: de este tema hablé en mi entrada sobre el jamón. A la persona que buscaba tarta de petanca como se hacepues ni idea, pero me picó mucho la curiosidad porque creí que “petanca” era un ingrediente que yo desconocía… y lo que encontré fue esto.
  10. Muchas búsquedas variadas relacionadas con la lactancia y el destete: destete nocturno quitar vicio (no, queridas, no es un vicio), suegra obsesionada con destete (no es mi caso, afortunadamente), bebe 11 meses tetitis (a esa edad, normal), operacion hermanito lactancia regla (hablaré de esto en un próximo post sobre lactancia y embarazo), hastiada de la lactancia materna y los comentarios de la gente (pues lo que te rondaré, morena), cuanto dura un niño destetándose (depende), alguien consiguio q dejara de dormir en la teta (yo, de momento, no)… Hubo alguien que buscó operación teta del desierto… me hizo mucha gracia, aunque supongo que ya conocía mi blog y esta etiqueta que utilizo para hablar sobre el destete desde que publiqué esta entrada con el mismo nombre.

Como no puede ser de otra manera, alguno cayó aquí buscando perversidades de otro tipo; nombrar tantas veces la teta tiene este riesgo, y que las bañeras tengan tanto éxito en este blog, pues también. No voy a repetir las búsquedas porque no quiero que sigan llegando.

Y ya os dejo de dar la paliza, no sin antes revisar, como si de un consultorio se tratase, algunas búsquedas sueltas que me parecen interesantes, y las frases más divertidas y absurdas que han venido a parar aquí:

  • viajar a roma con carrito de bebé doble / viajar con bebe18 meses en avión: Hicimos un viaje a Roma cuando L tenía un año, pero no hablo mucho del trayecto en avión (sólo de las putadas que nos hicieron en el aeropuerto), y el carrito era individual, lo siento.
  • dos primos bebes juntos en la misma casa: Os juro que no se matarán entre ellos.
  • juegos de que yo sea mama / virus en una madre en su mano / boca tiene hambre virus / por que se me pone muy duros las plantas de los pies: No soy médico, y vosotros claramente no sois gramáticos.
  • en la eco 3d sale feo: Yo opino lo mismo… no de tu bebé, de las ecos 3D en general. Y eso no significa que tu bebé vaya a salir feo, tranquila.
  • la he pidural te da tembleque: (Ojo con la ortografía, por favor…) A mí me lo dio, lo expliqué aquí.
  • q sirve chocolate quemado en san simon / un nino notenia mama ni papa venia somvis / en que desierto moises senso / i vaya susto plate: ¿Esto es lenguaje en clave?
  • bebe durmiendo con pompas arriba: ¡Foto, foto!
  • embarazo primer mes zombi / imagenes felisidades mamas zombie: Espero no decepcionar a nadie, pero en realidad no soy zombi, simplemente duermo poco.
  • que hacer si me parece que mi bebe se trago la punta de una antena: Pues ir cagando virutas a urgencias. ¿De verdad hay que preguntarlo?
  • porque el jabon casero me arguilla la ropa?: Si supiera lo que es “arguillar” te contestaría de mil amores.
  • imagen dichoso l q tiene su madre viva: No creo que exista una imagen adecuada para ilustrar este concepto, porque realmente es una suerte.
  • silla bebe lonchafinista / cambiador madre in casero: Sí, soy fan del lonchafinismo (sobre todo en la cocina), pero no llego a tal extremo.
  • como darse cuenta de que la panza va creciendo: No sé si te refieres al embarazo o a engordar sin más… pero te darás cuenta, descuida.
  • querernos unos a otros: Sí, esto es importante sin duda.
  • cerrar puerta en la cara “mala educación”: Lo es.
  • ideas anunciar embarazo a pescador: ¿Está en alta mar? ¿Qué tal un mensaje en una botella? ¿O una gaviota mensajera?
  • que es una encimera en reposteria: Supongo que lo mismo que en cualquier otra arte culinaria. Te veo muy verde, mejor empieza por los entrantes.
  • tu boca y mi boca tienen una conversación pendiente: Lo más romántico que me han dicho en este blog.
  • imágenes de cuando seas señor las tripas: Lo siento, esto no va de tripas cerveceras, va de otro tipo de tripas.
  • es mala suerte darce un golpe en.la cabesa derepente: No podría estar más de acuerdo.
  • peripecias de la vida para partirse de risa: No sé si te habrás partido de risa con las mías, creo que no son tan divertidas como para eso…

 

——————-

Gracias a todos por aguantar mis neuras y compartir tantos momentos y pequeños pedacitos de nuestras vidas. Espero llegar a mi segundo aniversario como bloguera con un poco más de lustre. ¡Nos leemos!