¡Dos años!

Tengo mil entradas pendientes de escribir y publicar… pero la primera tiene que ser ésta, que ya tendría que haber salido hace por lo menos una semana:

¡L YA TIENE 2 AÑOS!

Su hermana ha tenido la deferencia de no quitarle protagonismo y quedarse quietecita en su sitio mientras L disfrutaba de su momento. Tan a gusto se ha quedado, que sigue ahí sin moverse, cosa que empieza a impacientar a todos los que tengo alrededor… pero esto es harina de otro costal, ya lo escribiré otro día.

Con la excusa del cumpleaños han venido los abuelos y ya se quedan hasta que nazca N. No hicimos ninguna celebración especial: comimos juntos un menú pensado para que ella lo disfrutara (espaguetis con albóndigas y tomate) y luego soplamos las velas de la tarta hecha para la ocasión.

Tarta 2

La idea de la decoración la saqué de aquí, pero no la receta. No os la doy porque la verdad es que no me salió nada bien (no tengo mucha experiencia haciendo tartas de pisos): el bizcocho se me quedó todo chafado (papá zombi me ayudó a abrirlo y entre los dos hicimos una escabechina terrible…), y además estaba muy seco, a pesar de que le puse una cremita por dentro. Pero a L le encantó, se puso morada de lacasitos y todos contentos :)

El cansancio y la evidente falta de neuronas que me invade en el 9º mes de embarazo no me deja ser todo lo imaginativa que tendría que ser escribiendo esta entrada. Podría hablar de mil cosas que han sucedido estos dos años maravillosos en los que L ha cambiado por completo mi mundo. Podría seguir contando todas las cosas nuevas que hace y dice cada día, pero el ritmo de aprendizaje es ya tan vertiginoso que me resulta imposible sacar algo limpio de la nebulosa que tengo en la cabeza… (escribir esto a la hora de la siesta tampoco ayuda: estoy lenta pero no me he vuelto estúpida de repente, que lo sepáis). Podría escribirle un mensaje para que lo lea en un futuro… pero no me siento inspirada y seguramente al cabo del tiempo querría retractarme de lo escrito.

Me voy a limitar a hacer un repasito de cómo era y cómo es, y de todo lo que ha crecido; dentro de unos días, cuando N se decida a venir, podré comprobar si hemos tenido una pequeña gotita de agua igualita a su hermana o un bebé totalmente distinto desde el minuto uno.

—————-

Mi pequeña L: naciste con 8 días de adelanto, te obligaron a salir por razones médicas. Fue un jueves soleado, a mediodía. Pesaste 3 kg. y 80 g., y mediste 49,5 cm. Sacaste un 9 en el primer test de APGAR y un 10 en el segundo. Los primeros momentos lloraste a grito pelao, y después te quedaste mirándolo todo con los ojos como platos, y así estuviste el día entero y gran parte de la noche. Mientras yo dormía a ratos, tu padre te contaba cosas de nuestra vida, te mecía mientras te cantaba sus versiones personalizadas de Bob Marley y te cambiaba pañal tras pañal (debiste de hacer una tonelada de caca negra aquella primera noche). No recuerdo que lloraras más. Al día siguiente decidiste que ya no había nada más que ver y estuviste como una piedra durante semanas, despertándote de vez en cuando para comer y deleitarnos con caras graciosísimas. Todavía eres expresiva a rabiar.

Creciste sin prisa pero sin pausa hasta llegar a los 10 kg. y medio y los 83,5 cm. que mides ahora con dos años. Creo que ha llegado el momento de empezar a hablar de ti como niña y no como bebé, de empezar a contar tu edad en años y no en meses. En tan poco tiempo, has pasado de no poder ni tocarte tu propia nariz a correr y saltar, bailar como nadie, reír, llorar y echar broncas, hablar por los codos, comer sola casi sin mancharte, hacer puzzles y construcciones, pintar, pegar gomets y manosear plastilina. Eres dulce y tímida, pero tienes carácter y sabes lo que te gusta y lo que no. Podría escribir durante horas sobre ti y todos tus progresos, y tu personalidad (que nos tiene encandilados). Todo esto me hace consciente de lo rápido que pasa el tiempo y de lo poco que lo aprovecho… o más bien lo aprovechaba, porque ahora tengo tareas mucho más importantes entre manos y no me dejan tiempo para aprovechar el tiempo. Aún así, me parece que estos dos años son los mejor invertidos de toda mi vida.

Dentro de muy poquito volveremos a vivir un giro total en nuestras vidas, esta vez los tres juntos. Creo que a nadie le hace tanta ilusión como a ti la llegada de N, y ojalá sepamos mantener viva esa ilusión las próximas semanas. Va a cambiar todo mucho, pero verás como será genial. Y pase lo que pase, siempre serás nuestra cachorrita.

Anuncios

8 comentarios en “¡Dos años!

¡Dime algo! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s