¡La teta es mía!

Hace poco fuimos a ver a unos amigos que tienen un niño de dos años y medio y una bebita que acaba de cumplir 2 meses. Yo tenía muchísimo interés en ver la reacción de L con el bebé, porque no ha tenido contacto con recién nacidos y, aunque le explico que N va a ser muy pequeñita y va a haber que cuidarla mucho y tratarla con mucha delicadeza, obviamente ella no puede hacerse una idea realista de lo que será la hermanita hasta que se materialice y la tenga delante de las narices.

Yo misma pensaba que me va a resultar difícil habituarme de nuevo a cuidar un bebito chiquitito, acostumbrada como estoy a mi peque de 10 kilos que ya es todoterreno. Pero cuando cogí a la pequeñina en brazos ¡me dio un gusto! Era como una pluma… Es verdad que esto es como montar en bici: esas mañas no se pierden.

Y L… en cuanto la vio se quedó asombrada, pero un segundo después ya estaba extendiendo las manitas hacia ella y dando grititos porque la quería coger. Me senté en el sofá y le expliqué que no era un juguete, que era muy chiquitita y que había que tocarla con muuuucho cuidado. Ella le tocó los pies, luego le cogió una manita, le dio un besito, le tocó la oreja… y ya empezó a coger confianza y a apretarle un moflete más de lo que me pareció oportuno, así que preferí dejarla en el moisés y decirle a L que mejor la mirábamos desde el sofá.

En eso estábamos cuando apareció su hermano por la puerta, y nada más verle L empezó a gritarle “¡No, no!” y a hacerle aspavientos con los brazos para que no se acercara al bebé. Por supuesto, el niño no le hizo ni caso y vino a hacerle caricias a su hermana mientras L se cogía un rebote de la leche y yo le decía que a ver qué era eso de protestarle a todo el mundo que se acercara, ¡que el bebé no era suyo!

Pasado un rato la mamá se dispuso a darle el pecho, y entonces “¡mamá, teta!” (culo veo, culo quiero). Le di una poca (ni dos minutos aguantó, claramente estaba marcando el territorio), y luego le recordé, como tantas otras veces, que la hermanita cuando nazca sólo va a tomar teta y que ella, que ya es mayor y come de todo, tendrá que dejarle el primer turno. Hasta ahora siempre había reaccionado positivamente ante este mensaje… probablemente porque no lo entendía. En ese momento respondió gritando “¡No, no!” y diciendo su nombre mientras se señalaba a sí misma con el dedo.

Los siguientes días estuvo un poco recelosa con el tema, cuando lo habitual era que ella misma se acercara espontáneamente a darle besos a la barriga, o caricias, o galletas o pedorretas, lo que sea. Me rallé un poco pensando que ese choque con la realidad que había tenido la había desilusionado y que ya no le interesaba tener una hermana.

Pero pasado un tiempo ha vuelto a lo de siempre, incluso a veces la menciona en sueños. Cuando toma teta siempre la nombra y acaricia la barriga, y además sigue con sus juegos cotidianos de cuidado de “bebés”: cambia pañales, alimenta y acuesta a todos sus muñecos y peluches uno por uno… incluso con alguno pequeño juega a que ella misma le da la teta. Por ese lado estoy tranquila, aunque sé que tendremos que trabajar muchas cosas: la exclusividad no es algo que se olvide de la noche a la mañana…

Para lo que no sé si estoy suficientemente preparada es para la lactancia en tándem… porque es hacia donde nos dirigimos inexorablemente: ya estoy de 7 meses y L sigue tomando teta, bastante poco y sólo para dormir, pero sigue, y lo más probable es que cuando nazca N la vuelva a reclamar más constantemente (su reacción frente a la bebita de mi amiga no me deja lugar a dudas).

Me estoy mentalizando, porque va a ser duro: durante los primeros meses, hasta que se establezca la lactancia de la pequeña, voy a tener que pelear mucho y dedicarle mucho tiempo a dar el pecho. Pero lo que más duro se me va a hacer, seguramente, es tener que escuchar tonterías de lo más variado (ya van unas cuantas y todavía no ha nacido N), así que ya estoy ensayando la cara de póquer, los “ajá, ajá”, y entrenando con el botón de on y off… porque, señores comentaristas amargamadres, no, NO NO NO voy a dejar de amamantar a L porque a ustedes les parezca inapropiado, peligroso, pueblerino, poco práctico, imposible o lo que sea que se les pase por sus desinformadas cabezas. Sólo dejaré de hacerlo por recomendación médica (bien argumentada y basada en pruebas, no un simple “deberías…”) o porque yo, física o psicológicamente, no me sienta capaz de continuar adelante. Es MI opción y la de mis hijas, MI TETA ES MÍA y la uso para lo que yo quiera.

Y punto en boca. La mía… vamos, que no tengo nada más que añadir al respecto. Ustedes digan lo que quieran, pero no esperen que les haga caso.

Anuncios

19 comentarios en “¡La teta es mía!

  1. Me parece fantástico que expliques esto en tu blog y que defiendas de esta manera tu opinión. Si tú quieres dar lactancia en tándem hazlo! Son tus pechos, son tus hijas y tú haces lo que quieras, y a esa gente desinformada e ignorante (porque son eso, desinforamdoa e ignorantes) que se limiten a comentar de lo que saben si saben algo y que no amarguen a las mamás y que les dejen hacer lo que quieran! Para eso son madres.
    Por cierto me encanta tu blog y desde que lo he descubierto me he leído todas tus entradas y miro cada día a ver si hay una nueva:P
    Un beso muy grande y que te vaya todo muy bien con tus renacuajas

  2. Hay una necesidad imperiosa de entrometerse en todo! haces bien en ignorar las palabras necias de personas desinformadas.
    L seguro que se siente orgullosa de ayudarte en un montón de cosas cuando nazca N. Ese sentimiento de poder y protección que da saberse la hermana mayor seguro que le ayuda a salir rápido de esa ansiedad por ver que su mamá deja de ser exclusiva ;)

  3. Me encanta, dí que sí. Eres una campeona y seguro que lidias bien con la lactancia en tandem. Y si no puedes y lo dejas, no pasa nada. Deseando leer tus experiencias dando de lactar a las dos, tengo curiosidad ;-)

  4. jajajaja no puedo con la cara de póker! buenísimo tu post y totalmente de acuerdo con que cada mamá sabe exactamente que es lo mejor para sus hijos! así que adelante a ensayar esos “aja aja” jejejejeje

  5. Ya verás como luego es más fácil de lo que parece. A mi se me paso también que seguía dando el pecho a la mayor y venía el siguiente pero al final la mayor que sólo mamaba por la noche, lo fue dejando por sí misma. Debió de pensar que era cosa de bebés. Ya nos contarás que tal!!

    • Pues me alivia tener a alguien que me comente en primera persona su experiencia, porque no conozco a nadie que haya pasado por lo mismo. Seguramente será lo que suceda, aunque al principio no esté por la labor… ya os contaré ;)

  6. La gente y sis “criticonsejos”. Tu decides que hacer, a mi me parece precioso que quieras darle pecho a los dos.
    P.D: te he dejado un premio en mi blog

¡Dime algo! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s