Jamón. ¿Jamón?

Antes de ser mamá ya era un poco maniática con la comida y solía leerme los ingredientes de los productos envasados (cosa poco recomendable si eres muy aprensiva y no quieres morir de hambre). Últimamente soy mucho más minuciosa, y antes de introducir algún alimento nuevo en la dieta de L trato de informarme bien. Eso no significa que no haya comido ya unas cuantas “guarrerías” (galletas, patatas fritas, yogures de sabores…). Tampoco quiero pecar de neurótica y que luego la pobre vaya a un cumpleaños y se me ponga a potar por comer un gusanito: el estómago también tiene que entrenarse, digo yo…

Hay algo que me ha dejado bastante sorprendida: la cantidad de aditivos que tiene el jamón cocido, un alimento que solemos considerar sano y que se da a los niños muy asiduamente para merendar o cenar. En cuanto apareció en la lista de alimentos permitidos que me da el pediatra, allá que me fui a comprar un paquete de jamón ya envasado, precisamente para poder leer la composición… porque el que venden al corte en la charcutería debería, por lógica, llevar menos conservantes, pero… ¿cómo lo sabes?

Pues todas las marcas, todas sin excepción, llevan cinco, seis o hasta siete aditivos de los llamados números E. ¡Incluso las que se anuncian como naturales! Me pareció, a priori, una burrada. No sé dónde escuché una vez que no deberíamos consumir alimentos que lleven más de tres números E… oiga, imposible. Pero bueno, tampoco hay que ser alarmista, digo yo que no todos serán tan malos, si no no los añadirían tan alegremente…

Y así fue como, investigando sobre el tema, encontré esta página tan interesante: Guía práctica de aditivos alimentarios perjudiciales o nocivos. Con buscador y todo, muy práctica, efectivamente.

El jamón que compré tiene la friolera de siete E-aditivos, a saber:

  • E-325 (lactato sódico)
  • E-326 (lactato potásico)
  • E-316 (eritorbato sódico)
  • E-451 (trifosfato)
  • E-407 (carragenato)
  • E-412 (goma guar)
  • E-250 (nitrito sódico)

Los tres primeros son antioxidantes; los tres siguientes, estabilizantes; y el último es un conservante.

  • De los antioxidantes, sólo el eritorbato sódico es de origen químico o artificial y se considera “sospechoso”. Que no sé lo que querrá decir…
  • De los estabilizantes, la goma guar es de origen natural y no nociva, pero el trifosfato se considera peligroso, y también el carragenato. Este último, a pesar de ser de origen natural, puede ser cancerígeno, y un montón más de lindezas que no voy a citar para no agobiar a nadie.
  • El nitrito sódico también es peligroso según esta lista, y parece ser que está prohibido en productos dirigidos a menores de seis meses.

Resumiendo: aproximadamente la mitad son naturales, y aproximadamente la mitad son peligrosos. Pero resulta que el que más “contraindicaciones” tiene es de origen natural. O sea que, a fin de cuentas, no todo lo natural es estupendo y sanísimo (esto ya tendría que saberlo todo el mundo, pero a veces parece que se nos olvida).

Esto no deja de ser como leer el prospecto de las medicinas: yo soy firme partidaria de leerlo, pero no puedes pensar que te van a suceder todos los horrores que vienen ahí descritos, porque entonces no te tomas ni una aspirina.

Jamón

Pincha para leer sobre las bondades del jamón cocido

Y sí, le di jamón, y se lo tragó como si llevase un mes sin comer. No puedo desterrar de la nevera un alimento que le gusta tanto… Yo creo que ya me venía avisando, porque durante su embarazo (en el que no fui tan cuidadosa con estas cosas, qué raro) me puse ciega de jamón cocido y queso: que si sandwiches, que si croissants rellenos, que si tostas… no sé por qué, pero me lo pedía el cuerpo. A lo mejor es porque llevé fatal lo de no poder comer jamón serrano… una vez pasado el trance, mis tíos R y R me hicieron el mejor regalo que me podían hacer: una pata de jamón de Guijuelo a la que pusimos presidiendo la mesa del comedor y a la que estuvimos atacando hasta que la dejamos pelada.

Y que le den al jamón york…

——————-

Más cosas interesantes sobre el jamón cocido en Gominolas de petróleo.

Anuncios

Un comentario en “Jamón. ¿Jamón?

  1. Reconozco que soy bastante dejada para eso, nunca leo lo que llevan los productos.
    Procuro que mi peque coma de todo, y preparado en casa, eso sí, pero si un día se come unas chuches pues ya esta, no pasa nada, cómo dices el estomago se tiene que hacer a todo no?

¡Dime algo! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s