Un lavabo a medida

Hoy le he enseñado a L a lavarse las manos en el bidé. Desde hace ya meses, hacer visitas al baño y meter toda clase de objetos por el agujerito de la tapa del bidé es uno de sus pasatiempos favoritos. Y más ahora, que ha aprendido que si levanta la palanca sale agua del grifo… pero claro, abrir el grifo con la tapa puesta no es muy práctico. Total, que pasar la fregona por el baño es ya el pan de cada día.

El bidé y sus alegres moradores

Otro de sus pasatiempos favoritos es desmontarme la cocina. Al principio no le dejaba entrar, porque creo que es un lugar lleno de peligros en potencia: cosas que pinchan/cortan/queman/electrocutan/envenenan/se rompen… y el dichoso cubo de la basura, con el que está obsesionada. Pero ya he claudicado y sólo lo tiene prohibido si hay ollas al fuego o está el horno encendido.

Últimamente parece que quiere preparar el desayuno, porque todas las mañanas saca de la alacena el exprimidor, la cafetera, el batidor de leche… Hoy, mientras le terminaba de preparar la papilla del mediodía, la ha emprendido con las patatas. Y venga a sacar patatas de la bolsa y a mirarlas diciendo “¡oh!“, y a esparcirlas por la cocina. Menos mal que no le ha dado por pegarle un mordisco, como hizo el otro día con una naranja…

Resultado: las manos llenas de tierra. Hay que lavarlas, pero no pasar un agüita como todos los días antes de comer, no: lavarlas a conciencia. Ya llevaba tiempo pensando lo de habilitar el bidé como minilavabo, porque cada vez me cuesta más aguantarla para lavarle las manitas o la cara… y el lavabo de esta casa es tan ancho que aunque la suba en una silla no le iba a llegar al grifo.

Como siempre pasa con estas cosas, se lo ha tomado un poco como un juego: se ha puesto a abrir y cerrar el grifo compulsivamente, a salpicarme, se le ha salido disparado el jabón… pero al final se ha frotado las manos y se las ha aclarado, que es lo que yo quería.

Así que nada, el bidé pasa a ser de uso exclusivo, y ya tenemos una cosa más a añadir en la lista de actividades diarias: lavarse las manos ella solita. A lavarse los dientes le cogió el gusto enseguida, a ver qué tal con esto.

Qué deprisa crece…

Anuncios

Un comentario en “Un lavabo a medida

¡Dime algo! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s