Filloas

Filloas

Ingredientes para 15-20 filloas:

  • 1 huevo grande
  • 1 vaso de leche
  • 2 vasos de caldo de carne
  • Sal
  • Harina de trigo
  • 1 trocito de tocino blanco

Preparación:

Batir el huevo en un bol con una pizca de sal y añadirle la leche y el caldo (mejor si está tibio). Ir mezclando harina poco a poco sin dejar de remover hasta que la mezcla espese muy poco. Dejar reposar en lugar fresco un mínimo de media hora para que la harina se abra.

Calentar al fuego una sartén y engrasarla con el tocino pinchado en un tenedor. Ir echando cucharadas de masa al tiempo que se gira la sartén para que cubra todo el fondo formando una capa fina. Dejar cocinar hasta que los bordes empiecen a despegarse, entonces cogerla con los dedos y darle la vuelta rápidamente. Cocinar por el otro lado hasta que esté ligeramente dorada y retirarla a un plato.

Repetir la operación hasta que se termine la mezcla.

—————–

Hacía siglos que no preparaba filloas. En teoría son típicas de carnavales, pero están tan ricas… que no podíamos esperar. No es un postre propiamente dicho, pero suele consumirse como tal; aunque a veces se añade una cucharada de azúcar a la masa, a mí me gustan sin nada y endulzarlas después con lo que me apetezca en el momento (azúcar, miel, mermelada, chocolate, dulce de leche… ¡lo que se te ocurra!).

Filloas con miel

No tenía muy claro qué tal me iban a quedar, porque aunque parecen fáciles tienen su aquel. Para empezar, que el amoado (la masa) te salga bien, sobre todo si sigues la receta de tu suegra y cuando le preguntas cuál es la cantidad de harina que hace falta te dice que eches “la que tú veas”, “la que admita”, “a ojo ya vas viendo”… Las maestras filloeiras como mi suegra lo van viendo, pero yo, que he hecho filloas cuatro veces contadas, no veo nada de nada… Por suerte, di bastante en el clavo a juzgar por el resultado.

La receta que me pasó mi suegra era con agua sin más, pero a mí me gustan mucho las filloas de caldo, así que la adapté. El que se usa tradicionalmente es, por supuesto, el caldo de cocer las carnes del cocido gallego, pero yo no tengo muchas ocasiones de preparar ni degustar un cocido de mi tierra, muy a mi pesar… así que utilicé un poco de caldo que hice para cocinar sopa y lentejas, con una carcasa de pollo, un hueso de ternera y una puntita de jamón.

A mi entender, es preferible pasarse un poco con la harina y luego añadir algo más de agua, caldo o leche. Aunque en principio parezca que la mezcla está muy líquida, al reposar siempre espesa un poco. Y luego viene hacerse con la mecánica de inclinar la sartén para que cubra bien el fondo y cogerlas con los dedos… Las maestras filloeiras tienen callo, pero yo, que soy una blandengue, al principio me quemo siempre los dedos y tengo que ayudarme con una paleta de madera. Las más pro, incluso, las cocinan en varias sartenes a la vez. Ni en sueños podría yo hacer eso, ya tengo que estar mirando todo el rato cómo va la que tengo entre manos, no vaya a ser que ocurra una desgracia (como me complique un poco, siempre termino carbonizando algo, ya sabéis…).

La primera siempre sale mal, o bien porque la sartén no ha cogido todavía la temperatura, o bien porque la masa no está del todo redonda, o porque no se repartió bien. A mí siempre me sale demasiado gorda, se me tuesta mucho y por dentro me queda cruda; pero me sirve para probar cómo va de sabor y rectificar de sal el amoado. También para calibrar la temperatura del fuego y la cantidad de mezcla que tengo que echar: suelo utilizar un cucharón de sopa y la medida ideal suele ser un poco menos de medio cucharón.

Y por fin, echar un ratito en la tarea, mientras espantas a los moscones que se acercan a mangarte las filloas recién hechas del plato (todo el mundo sabe que no hay cosa que más joda que que te estén robando las filloas del montón, que así nunca crece).

Filloas con azúcar y naranja

Nos las comimos de postre, papá zombi con miel (gallega, por supuesto), y yo con azúcar y naranja directamente exprimida encima con la mano. La gente se extraña mucho cuando me ve hacer esto, debe de ser una cosa un poco rara, pero yo recuerdo a mi padre comiéndoselas así… y me encantan de esta forma.

De todas las que había quedaron sólo tres… que nos comimos por la noche con un poco de chocolate fundido. No hay quien se resista a las filloas…

Anuncios

2 comentarios en “Filloas

  1. ¡¡¡Si es que soy fan!!! Super fan!!!! :DD… Y te preguntarás ¿de qué?
    Pues del blog, de la autora, de las filloas…. :D:D:D

¡Dime algo! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s